Ene edukia / Mi contenido / My content

Social Nets: + 16.000 photos + 1000 videos + 24.800 tweets + 3500 pins

Ucrania, una guerra evitable y una historia común con Rusia

Me siento obligado a escribir este artículo informativo, para poner mi pequeña aportación a la paz en la querida Ucrania y con el motivo de informar a muchas personas desinformadas de lo que representan los eslavos del Sur, ucranianos y rusos, como pueblos hermanos que siempre lo han sido por su origen común en cuanto a etnia, historia y cultura.

Como podemos ver en el mapa de los estados soberanos en el año 1900 (primera de la tres imágenes), Ucrania estaba dentro del estado ruso al iniciarse el siglo XX. Los ucranianos son los eslavos rusos de la periferia, teniendo el nombre de Ucrania ese significado precisamente. Muchos aún ignoran que el nacimiento de Rusia nos lleva a La Rus del siglo IX, prácticamente a la misma fecha en la que nace el estado navarro tras las victorias de Eneko Haritza en los Pirineos. La Rus se convierte en el siglo IX en el estado de los eslavos de Kiev y de Nóvgorod. Desde su capitalidad en Kiev, la Rusia Antigua se extendía desde el Báltico en el norte hasta el Mar Negro en el sur; desde las lomas de Donetsk en el este hasta los Cárpatos en el oeste. Hace 1000 años todos los habitantes de La Rus hablaban ruso como única lengua, siendo eslavos de nación. Y con el paso del tiempo, hacia los siglos XIV y XV se fueron formando y diferenciando de ese gran pueblo eslavo, los que más tarde serán bielorrusos y ucranianos con sus dialectos diferenciados de los restantes rusos.

Todo era Rusia, pero la "periferia" o zona sur tenía ataques de otros pueblos que pasaron por Kiev y llegaron a conquistarla, como las hordas de tártaros y mongoles que en el siglo XIII asolan las tierras del sur y se asientan en Kiev. Corría el año 1240 cuando Batu Khan se adentraba en tierras eslavas desde sus territorios asiáticos. Mongoles y tártaros fueron enemigos de los eslavos en la época antigua y gracias a las batallas de rusos y polacos contra aquellas hordas se pudo contener el avance de aquellos pueblos asiáticos hacia Europa Occidental. Desde aquella época los rusos de la periferia que solía estar en guerra con los pueblos asiáticos empezaron a ser conocidos como "ukraintsi". Ello me recuerda al pueblo navarro, que como el ruso abarcaba un territorio natural y que en el caso navarro también tuvo que soportar los ataques foráneos de los diferentes reinos que le fueron conquistando territorio con el paso del tiempo. El recientemente llamado territorio de Euzkadi no deja de ser el territorio de la Navarra Occidental que por conquista lo fueron anexando hasta el siglo XVIII que con la revolución francesa desaparece de la actual Francia. Pero volvamos a Rusia y Ucrania para mostrar que a inicios del siglo XX Ucrania aún no existía como estado soberano. Este es el mapa de la Europa del año 1900 de Euratlas:



A los tártaros, también hay que añadir el yugo que supuso para las poblaciones del sur ucraniano de La Rus las invasiones de lituanos, polacos, húngaros y la larga del pueblo turco que se adueñó de las tierras costeñas del Mar Negro durante los siglos XVI a XVIII. Tierras de guerra, hasta que los cosacos y campesinos rusos asentados en el curso del río Dniéper se enfrentaron a los polacos para volver a ser lo que eran: parte de Rusia. Corría el año 1648 cuando los ruso-ucranianos capitaneados por Bogdán Jmelnitski y tras una guerra de seis años conseguían vencer a los polacos. Todavía hoy se recuerda aquella gran figura del liberador ruso de la Ucrania ocupada gracias a la famosa estatua de Jmelnitski en una plaza de Kiev. Fue precisamente frente a la catedral de Sofia donde el unificador Jmelnitski proclamó en 1654 la histórica frase de "unidos para siempre con el pueblo ruso". Esa guerra sirvió para reunificar la Rusia Antigua y ello propicionó precisamente que Ucrania o la periferia no fuese esclavizada por otros pueblos. Para el siglo XVII, por lo tanto, Rusia sigue fuerte y con el territorio que correspondía a sus habitantes desde la Antiguedad. Haciendo esta breve historia de la actual Ucrania, y pensando en su historia común con el pueblo ruso, llegan los pueblos que no dejan de meterse en los asuntos de otros pueblos y deciden propiciar una revolución que sirviera para derrocar la democracia instaurada en Ucrania tras la disolución del Estado Soviético. Los estados occidentales tienen una espina clavada con la Federación Rusa y no han tenido la más mínima preocupación por lo que puede desencadenar el que en la frontera rusa del sur, un estado amigo y de una misma raza y cultura se integre en la NATO y en la Eruopa Occidental de las finanzas que tanto comercio tiene con los estados aliados del este Rusia, Bielorrusia y Kazajstán.

Imagen de la triple entente comercial rusa-bielorrusa-kazaco


Rusia, lo que desea es estabilidad y seguridad con sus aliados más cercanos, como ha ocurrido con la población ucraniana que se siente rusa y/o eslava, pero con la panacea de la integración en una Unión Europea en la que cada vez menos ciudadanos creen y confían hoy en día, está claro qué era lo que iba a ocurrir en aquellas tierras del sur. Por ahora las cosas han tomado un giro muy negativo y la prensa occidental usa todo su arsenal informativo para presentarnos a los rusos y a su presidente como los malos de la película. Es sorprendente la cantidad de propaganda anti-rusa que hay ahora en el oeste de Ucrania y cómo los estados occidentales distorsiona los hechos. Hemos empezado lamentablemente de nuevo los tiempos de Guerra Fría. Es la historia que se repite de nuevo en Ucrania, en la Rusia del sur, en la Antigua La Rus, en la patria de grandes escritores ucranianos como Tarás Shevchenko Iván Frankó o Iván Kotliarevski. Estamos ante una agresión indirecta contra Rusia, una venganza por los éxitos económicos rusos y el temor a que, junto con China, represente una fuerte competencia para los centros a nivel mundial, para EE.UU. y la UE. Los Estados BRICS sufrirán más de una agresión porque son la alternativa actual a otro modo de ver las cosas.

Imagen cortesía del periódico británico The Mirror

Veamos en este imagen de arriba la partición étnica que los medios de comunicación hacen del territorio ucraniano. Es un mapa que no debiera tener gran transcendencia políticamente porque muchos somos los que pensamos que rusos y ucranianos son la misma nación y que aún pueden vivir en paz si las potencias occidentales no interfieren en su tradicional amistad con el resto de población rusa. De ello algo sabemos los navarros del oeste, ya que hemos conocido procesos del tipo del que se está dando en la querida Ucrania.

Share on Google Plus

Egilea: Gorka Jakobe Palazio

Gorka Jakobe Palazio EHUko irakaslea da, webgune garatzailea, Linux erabiltzailea, elearningaren arloan aditua; eta halaber, ikaslea beti.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comment(s):

Anonimoa erabiltzaileak esan du...

País llamado Ucrania, tierra de la que salió lo que hoy se llama Federación Rusa (fragmento perteneciente a la Rusia primigenia cuya capital era Kiev) y Bielorrusia, es decir, el origen de Rusia y los primeros a los que le es aplicable el término rusos.